domingo, 29 de enero de 2012

Twitter Blackout

Despues de que desde Twitter anunciaran que a partir de ahora no borrarían tuits a nivel global sino por países en los que pudiera herir la sensibilidad por razones históricas, mucha gente se quejó alegando que eso implicaría una mayor censura en una web que se suponía defensora de la libertad de expresión y utilizada en ocasiones para protestar contra los gobiernos que ahora podrían censurar los tuits en todo el país en cuestión. Esta medida era explicada por Twitter como debida a la gran expansión del servicio en todo el mundo y su gran variedad de usuarios, ponían de ejemplo borrar aquellos tuits que hagan apología del nazismo en países en los que está prohibido. Para sus detractores, esto es una medida de colaboración con los gobiernos, algunos muy represivos, y desembocaría en la censura de más ideologías o contenidos. A todo esto hay que añadir el descontento generalizado de los internautas por pasados atentados contra la libertad en la red, tales como SOPA, PIPA, ACTA, etc.
                   
En protesta, se crearon varios hastags en la misma red social y en distintos países, como #CensuraTwitter o #Estetuitseracensurado en el caso de España. Pronto surgió la iniciativa de hacer un boicot a Twitter el sábado 28 (ayer, vamos) y dejar callado al pajarito durante 24 horas, lo que se conoció como #TwitterBlackout y según dice, fue concertado por Anonymous, lo que siempre es muy difícil de afirmar ya que Anonymous no es un grupo organizado sino un fenómeno de Internet e incluso entre sus mismos colectivos había disparidad de opiniones.
No todos los que protestaban contra la nueva medida de Twitter acogieron de buen grado la idea del apagón o #TwitterBlackout, algunos pensaban que callarse era la peor forma de protestar contra la censura, otros menos inmersos en el servicio de microblogging creían que con un día no sería suficiente y deshecharon la idea. El resto apoyó la iniciativa o simplemente, ni siquiera opinó.
A título personal, hice un apagón light (hice algun retuit, pero solo eso) y más que nada por la curiosidad de ver como se desarrollaba la cosa. Mi timeline seguía actualizandose pero hubo notables ausencias y la mayoría eran retuits de noticias o actualizaciones automáticas de páginas. Se hizo notar el apagón pero tampoco se convirtió en un páramo desierto ni mucho menos, en general se habla de escaso seguimiento pero de que sirvió a abrir un debate. Y el caso es que protestar tuvo efectos y el mismo sábado por la mañana ya leíamos que los directivos de Twitter empezaban a excusarse de la controversia causada y rectificarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Propicios días, manifiéstate hijo de Glóin.